24.6.16

La recetina de la semana: milhojas de tomate y mozzarella

Y al fin llegó el verano a Alemania. Parece que ha decidido llegar oficialmente con San Juan. A mis amigos en España les sorprende que  el verano sea caluroso por estos lares. Uno tiene la idea de que en Alemania sólo hace frío.

Milhojas de tomate y mozzarella


Y en esta época del año, lo que mejor entran son los platos fresquitos como las ensaladas. Me encantan las que llevan quesos azules pero también me gusta mucha la clásica de tomate y mozzarella. ¿Qué te parece si hoy le damos la vuelta al clásico y le hacemos una presentación resultona?


Milhojas de tomate y mozzarella
Ingredientes

Tomate para ensalada
Mozzarella (en rollo)

sésamo
un poco de rúcula 
aceite
sal

Milhojasde tomate y mozaarella


Preparación

Lavamos y cortamos el tomate en rodajas no muy gruesas.

Cortamos la mozzarella en rodajas y las empanamos en sésamo. Vamos montando el tomate alternándolo con la mozzarella.


Milhojas de tomate y mozzarella
Para hacer el aderezo, lavamos, secamos y picamos la rúcula. Agregamos un chorro de aceite y sal. Podemos ayudarnos de la batidora. 

Ya ves que no tiene nada.

Buen fin de semana.

M.

8.6.16

DIY: fiesta superhéroes

Hace más o menos un año cambiamos el modus operandi de los cumpleaños infantiles. Antes invitábamos a los padres y ahora solo a los niños porque entre los amigos y compañeros de la KITA, nos ponemos en 7 niños. Si a eso sumas padres y hermanos, te salen tranquilamente 20 personas. 


Y preparar una fiesta para 20 no es lo mismo que pare seis. Tienes que pensar en comida para adultos y para niños, bebidas, etc. Y aunque echo de menos las bromas con mis amigos, me gusta tener tiempo para los niños, cantarles, leerles libros, jugar con ellos. Si hago de anfitriona para 20, nunca consigo hacer nada. 

Así que ahora hemos reducido el número de invitados. Y aunque esa mesa pueda parecer que hay mucho trabajo, lo cierto es que son sólo unos sándwiches, un bizcocho camuflado bajo smarties, leche y gusanitos. Os diré que no comieron ni la mitad. Por eso prefiero poner poquito pero resultón para que los niños disfruten. 

La tarta es un simple bizcocho de limón, con cobertura de chocolate, con kit kats pegados alrededor y una corona de smarties. Se volvieron locos al verla. 




Compré estos recipientes para palomitas que traían un personaje de Snoopy en los laterales. Los pinté con pintura de pizarra que tenía en casa y los decoré con símbolos de superhéroes que os podéis descargar gratuitamente aquí.



Luego decoramos la mesa con los típicos bocadillos de los cómics de superhéroes. Podéis descargar la plantilla aquí.


Aunque la parte más chula fue hacer capas de superhéroes para los niños. Tenía muchas ganas de hacerles una cuando las vi por pinterest a los amigos del mayor así que cuando me dijo que le gustaría tener una fiesta de superhéroes, tuve la excusa perfecta. Son muy fáciles porque en realidad no hay que coser.



Los pequeños superhéroes dieron caza al malvado villano. 




Y se lo pasaron super bien. Ahora que he visto las fotos de cómo reían y disfrutaban, ahora estoy feliz.

Besines,

M.



GuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardar
GuardarGuardarGuardarGuardarGuardarGuardar

6.6.16

La fiesta

Está mal que yo lo diga pero hoy me voy a echar flores. Soy una buena vecina. De hecho, me deberían dar un premio a la vecina del año para compensar la cantidad de paquetes que el hombre de DHL me ha entregado para el resto de habitantes de este edificio.

Soy una buena vecina porque tengo empatía. Soy consciente de que los niños, incluidos los míos que son divinos, pueden llegar a ser molestos. ¿A quién queremos engañar? Si los lloros continuos me aburren hasta a mí, que soy su madre, cómo no va a molestar a aquellos que lo oyen de rebote en su casa. Por eso un día me planté en casa del vecino de abajo y del vecino de arriba para preguntarles abiertamente si escuchaban a los críos y si les molestaban. Y de paso excusarme por los lloros del mayor a las tres de la mañana cuando estaba en plena temporada de dientes. 

Ni se habían percatado de que vivían niños. 

Empatía. Esa es la clave, ponerse en la piel del otro. Entender que los niños no pueden pegarse la juerga padre cuando se levantan por la mañana a las seis porque el resto de la humanidad duerme. Entender que en casa no se puede gritar como en el parque, ni jugar al fútbol porque arriba y abajo viven otras personas a las que no queremos molestar. En casa, procuramos no correr o chillar. Son normas básicas que hemos establecido para que yo no termine de volverme loca y por respeto a los demás. 

Empatía es lo que le falta a la loca del tercero cuando salió gritando cual energúmena que los niños no hicieran tanto ruido y que no entendía que tuviéramos que celebrar el cumpleaños en un jardín comunitario (algo por cierto muy normal en Alemania). Entendamos "tanto ruido" como seis niños (sin padres) que jugaban en corro a la zapatilla por detrás mientras reían. No he visto una alemana más loca en mi vida. Y ante esa tesitura, preferimos llevarnos el uno los niños a un pequeño Spielplatz mientras aquí la menda desmontaba el chiringuito. Y en eso me hallaba cuando llegó el marido de la susodicha acompañado de uno que decía ser del Verwaltung exigiéndonos de muy malos modos que nos fuéramos.

¿Compo puede alguien tener tan mala baba como para cargarse un Kindergeburstag? 

Qué pena que en aquel momento no me acordara del "Neues Gesetz zu Kinderlärm" o lo que es lo mismo la ley que regula cuánto ruido pueden hacer los niños y que establece que los niños pueden correr, reír y llorar. Faltaría más ... Que haya leyes como esta muestra qué sociedad estamos creando. 

He aprendido dos cosas. La primera que va a recoger los paquetes para los vecinos Rita la Cantaora. La segunda que el año que viene todos los invitados tendrán que traer fotocopia de la tarjeta de sanidad. Cuando pensaba que nada podía ir peor en esa fiesta, apareció el maromen con un niño ensangrentado que portaba un diente en la mano. Casi se me para el corazón. No sabéis lo qué es tener que llamar a una madre para decirle que su hijo ha perdido un diente. Y no sabéis el alivio que se siente cuando te contestan que ya se movía y estaba para caerse. Puffffff. 

Besines,

M.




3.6.16

La recetina de la semana: tartaleta de cerezas y chocolate blanco

Esta semana tengo el blog desatendido. Perdonad pero estos días el poco tiempo libre que tengo lo estoy dedicando a retocar  pequeños detalles del libro, que considero deben cambiarse. Y el empujón final se me ha juntado con un niño accidentado, otro enfermo y una fiesta de cumpleaños a la vista. No doy más de mí. Así que perdonad el poco feedback por mi parte.



Como se suele decir, nunca es tarde si la dicha es buena. La recetina llega en forma de tartaletas. Las llevé a un picnic la semana pasada y fue abrir la caja y escuchar oooooohhhhh oooohhhh ahhhhhhh. Nunca pensé que crearían tanta expectación. En cinco minutos habían volado. Son vistosas pero lo mejor es que son super  fáciles de hacer. 



Ingredientes 


Para la base

225 g de harina
1 pizca de sal
75 g de azúcar
1 yema de huevo
125 g de mantequilla 
8 g de azúcar avainillado

Para el relleno

500 g de cerezas 
35 g de azúcar
20 g de maicena
26 g de almendra molida blanca
1 chorrito de coñac
1 tableta de chocolate blanco




Preparación

Para hacer las tartaletas, mezclamos todos los ingredientes hasta formar una bola que cubriremos de film transparente. Dejamos reposar una hora en la nevera. 

Estiramos la masa y cubrimos las formas. 
La masa es un poco pegajosa y tiende a pegarse al rodillo. Un truco es poner film transparente sobre la masa antes de trabajarla con el rodillo. 

Horneamos a 200 ºC durante 10 minutos.

Desmoldamos sobre rejilla y dejamos enfriar. 

Para hacer el relleno, limpiamos y deshuesamos las cerezas. 

En un cazo, cocemos las cerezas con el azúcar y el coñac. Dejamos que hierva aproximadamente 10 minutos. Pasado este tiempo, las trituramos con la ayuda de la batidora. 

Agregamos la maicena y la almendra molida. Trabajamos la mezcla con la ayuda de las varillas para evitar los grumos y que los ingredientes queden bien ligados. 

Rellenamos las tartaletas con la crema de cerezas y dejamos  que reposen  30 minutos. 

Derretimos el chocolate blanco al baño maría. Con la ayuda de una manga pastelera o un biberón de cocina, decoramos las tartaletas. Es importante dejar que el chocolate repose un poco (10-15 minutos) una vez derretido para que tome textura.


Podemos decorar con cerezas enteras.  

Besines,

M. 


1.6.16

King Kong

Perdonad mi vocabulario. 

Estoy hasta los cojones de los superpadres. 

Los superpadres, seres perfectos que no cometen errores. Padres ejemplares con hijos ejemplares que tienen ojos hasta en el culo para poder llevar la perfecta vigilancia de sus querubines a cabo. Lo cierto es que para ser superpadres no hace falta tener  hijos. El mundo está lleno de superpadres sinhijos, que dan lecciones sobre cómo se debe ejercer el correcto cuidado de los menores aunque ellos todavía no hayan podido llevar la teoría a la práctica. En realidad, no son superpadres, son superlistillos. 

Pues bien. Cojonudo. Felicitamos a todos aquellos que no cometen el mínimo error en su día a día. Y abiertamente les pedimos que nos dejen vivir a aquellos que tratamos de llevar la crianza de nuestra prole lo mejor que podemos y sabemos. 

Debe ser que soy una insensible pero prefiero leer mil veces en la prensa que han disparado a un gorila, a tener que leer que un gorila ha partido por la mitad el cráneo de un niño. 

Podemos pasar horas debatiendo sobre si el gorila quería dañar al pequeño humano o no. Lo cierto es que, queridos listillos, el hecho de haber visto cinco veces King Kong no nos convierte a ninguno en expertos en el tema. 



Llegados a este punto. Lo siento por el gorila. Lo siento por el niño. Pero lo siento en el alma por su madre. Primero, porque se habrá llevado el susto de su vida y la angustia que habrá pasado será indescriptible. Segundo, los siento por ella porque se la señala con el dedo. Increíble pero cierto cuando los niños la cagan, la culpa es siempre de la madre, incluso cuando el padre esté a dos metros. Y por último, espero que sea una mujer fuerte que, sepa ignorar todos los mensajes asquerosos que circulan por internet sobre ella. 


Esto me recuerda a las lapidaciones. Y lo dicho: quien esté libre de pecado ...

30.5.16

Alemania 20 frases: Caru Cienfuegos

Guten Mooooorgen!!! Hoy en el blog, tenemos de invitada a Caru Cienfuegos. Esta mujer me tiene fascinada. Intuyo que es fuerte y consecuente y eso me encanta en la gente. Nos tiene que explicar dónde está el secreto para trabajar, ser madre de tres niños, hacer deporte, tener un blog y encima llevar una vida sostenible. A mí me deja boquiabierta. 


1. Te llamas … Me llamo Carmen, pero todo el mundo desde pequeña me llama Caru y aunque el nombre de Carmen me encanta, no me siento identificada con él. 


2. Vives en ... Múnich, la capital de Baviera y una de las ciudades más ricas de toda Alemania, pero que sigue siendo una pequeña ciudad llena de zonas verdes que disfrutar en bici y, lo mejor de todo, al pie de los Alpes, un paisaje que no me canso de admirar en cualquier época del año.  


Una foto publicada por carucienfuegos (@carucienfuegos) el


Esta es Caru. 


3. Llegaste a Alemania hace … unos cuatro años, aunque todavía me siento muchas veces como una recién llegada. Es increíble lo rápido que pasa el tiempo. Tanto, que a veces da vértigo. 

4. Lo que más te gusta de Alemania es … me encantan muchas cosas, me cuesta quedarme sólo con una, pero si tuviera que elegir lo que más me gusta es su urbanismo: ciudades con mucho verde, carriles bicis, parques infantiles increíbles, edificios con espacios comunes y pocas alturas. Además, en muchas ciudades como en Múnich, después de la guerra se reconstruyó gran parte intentado preservar lo antiguo, por lo que hoy en día ciudades como la mía tienen muchos barrios con edificios espectaculares. Las políticas de urbanismo, que tampoco se libran de algún que otro escándalo de corrupción, respetan más el entorno social y los espacios verdes de las ciudades. En España se ha pecado mucho de tirar lo viejo para construir edificaciones nuevas de estilo y calidades bastante dudosas y con poco espacio para crear barrio y comunidad. 

5. Lo que menos te gusta de Alemania es … aquí lo tengo claro: la falta de sol y el frío. Nunca antes había sentido los menos 20 grados andando por una ciudad. Los abrigos que me traje de España no me sirven aquí de nada, son trapillos de entretiempo ;-). 

6. Lo que más te desespera de Alemania es … el apego a las normas, por muy estúpidas e inútiles que resulten en determinados momentos. A veces, aunque la norma vaya en contra del sentido común, los alemanes son incapaces de saltarla y ser flexibles. 

7. Lo que más te alucina de Alemania es … el trabajo bien hecho. Me encanta cómo se dedican en cuerpo y alma a la actividad que estén realizando: ya sea en su trabajo en la tarea que les toque realizar o ya sea cuidando su jardín o estudiando un nuevo idioma. Los alemanes cuando hacen las cosas las hacen a conciencia y bien, no hay medias tintas ni trabajos mal terminados. Me gusta mucho esa meticulosidad y respeto por los detalles. 

8. Lo que nunca entenderás de los alemanes es … ¿Cómo se pueden comer un dulce de comida principal? Por muy bueno que esté, a mediodía a mí solo me entra comida salada y luego, si acaso, un postre con el café, pero eso de comer postre como plato principal me alucina. 


Una foto publicada por carucienfuegos (@carucienfuegos) el
A partir de ahora voy a comprar el pan en bolsa de tela. ¡Doy fe!


9. El idioma alemán es … rabiosamente complicado. Yo lo aprendí de pequeña casi sin enterarme, así que no tengo ningún mérito. Pero cuando veo a mis amigos luchar con él me doy cuenta de lo difícil que es para un hispano-parlante hacerse con los dativos, acusativos y palabras compuestas. 
10. Lo más bonito que te ha pasado en Alemania es ... conocer a un montón de gente maravillosa. Los amigos que se hacen en la expatriación se convierten casi en tu familia. Por el camino siempre te topas con gente que te sorprende y que si nos hubiéramos quedado en Madrid en nuestro entorno familiar de toda la vida nunca hubiésemos conocido. 

11. Lo más raro que te ha pasado en Alemania es … que a un grupo de cuatro familias con muchos niños pequeños nos alquilaran una cabaña en medio de los Alpes llena de antigüedades y confiando plenamente en nosotros. 

12. A los recién llegados les recomiendas encarecidamente que ... aprovechen la experiencia que tienen por delante y sean pacientes, porque los principios son difíciles. Les recomiendo que se tomen el aprendizaje del alemán como un trabajo, porque sin él la integración será más costosa. Y les animaría a que aprovecharan para hacer muchas excursiones para conocer el país, sus tradiciones y sus gentes. 

13. Tú comida preferida teutona es … Uff, aquí me lo pones difícil. Comida como tal no me gustan muchas, pero me pirro por un buen Kaiserschmarrn, eso sí, siempre de postre, bitte!

14. Lo que más echas de menos de España es … la familia y los amigos, por supuesto, pero también el sol y las cafeterías españolas donde el camarero nada más entrar te dice guapa y se acuerda sin apuntar de los menús y cafés de 15 comensales. Echo de menos la comida y su luz y sobre todo a su gente, porque hasta que no salí de España no me di cuenta de lo abiertos y alegres que somos. 

15. La palabra germana que más te cuesta pronunciar es ... como aprendí el alemán de pequeña no sabría decir, pero al mirar en Google por "die schwierigsten deutschen Wörter für die Aussprache" me ha salido ésta que me ha gustado mucho: 
Fünfhundertfünfundfünfzig

16. Angela Merkel es … una política muy prusiana con las ideas aparentemente muy claras. 

17. ¿Qué comida alemana te da repelús? El Apfelkuchen... pero creo que es más un trauma infantil que otra cosa... no puedo con la manzana asada en general. 

18. La maternidad en Alemania es … en Alemania la maternidad se vive de una forma diferente a en España. Lo más normal en Baviera es que las madres se queden en casa a cuidar de los peques hasta que estos tengan al menos tres años. Los primeros años de vida se dedican en cuerpo y alma a los pequeños, son muy pacientes y les educan con un poco más de libertad a lo que yo estaba acostumbrada en España. En cambio, cuando son mayores, padres e hijos se distancian bastante y cada uno hace un poco su vida de manera independiente. 
De la maternidad en Alemania me quedo con lo bueno: la libertad y la naturaleza. Me gusta ver cómo educan a sus hijos en la creatividad, en cómo les dejan que se ensucien con barrio y con pinturas o cómo les dejan andar descalzos por el parque trepando de un árbol a otro. Me gusta también ver cómo les educan en ser independientes y tomar sus propias decisiones. 

19. Zerowaste … hace menos de un año vi una charla de una chica que hablaba sobre su vida sin residuos. Eso marcó un antes y un después en mi forma de relacionarme con el mundo. Yo, que siempre me había creído una ecologista por ir en bici a trabajar y cuidar mi terraza y mi alimentación, me di cuenta de que mi estilo de vida estaba contribuyendo a la contaminación de basura del mundo entero y que yo era (y sigo siendo) parte del problema.  Me di cuenta de que podía hacer mucho más y que como consumidores tenemos mucho más poder del que creemos. Resumiendo, la filosofía zerowaste o al menos lo que yo entiendo por ella supone que:
  1. La basura es un problema medioambiental realmente serio que NO podemos obviar.
  2. Hemos perdido la perspectiva y nuestro consumismo ha llegado a extremos insospechados. Compramos por impulsos y no lo que necesitamos realmente.
  3. Los pequeños gestos sí importan. Todos podemos aportar nuestro granito de arena a solucionar el problema.
Una foto publicada por carucienfuegos (@carucienfuegos) el

Flipad! Para no crear basura, se fabrica su propia pasta de dientes. 

Para mí el estilo de vida zerowaste engloba muchas más cosas que simplemente intentar reducir al máximo tus residuos. A través de este cambio estoy llevando una vida menos consumista y más centrada en disfrutar el momento, y al mismo tiempo siento que estoy formando parte de una nueva economía social, apoyando a marcas sostenibles y a una producción regional y ecológica.

20. carucienfuegos.com … Nació como un lugar donde compartir los sitios que iba descubriendo en Múnich. Nada más llegar la ciudad me fascinó con sus barrios, parques, cafeterías, tiendas de diseño y planes que hacer. Poco a poco fue evolucionando hacia un blog un poco más personal donde me dedicaba a escribir lo que se me pasaba por la cabeza y últimamente es un cuaderno donde voy explicando mis avances en el estilo de vida zerowaste, compartiendo mis experiencias y cambios que estoy adoptando. Con ello espero animar a más personas a incorporar pequeños cambios en su vida que hagan de nuestro entorno un lugar más sostenible. 

Inspirador. ¿Verdad? Si te has quedado con ganas de más:

Su IG

Besines,

M.



27.5.16

La recetina de la semana: crema de avellanas y cacao

Crema de avellanas y cacao

Esta es una receta para hacer al menos una vez en la vida y quitarse el gusanillo de saber cómo sabrá una nutella o nocilla hecha en casa. Una y no más. Ya de ver los ingredientes en el carro de la compra, tiene una remordimientos. 

crema de avellanas y cacao



Eso sí. Me parece una receta genial para llevar a casa de alguien que te haya invitado a desayunar. O para regalar. O para el día que invitas tú en tu casa a brunchear a los amigos. 

Ingredientes

200 g de cobertura de chocolate
75 g de avellana molida
170 g de mantequilla
340 g de leche condensada 

Crema de avellanas


Preparación

Derretimos el chocolate con la mantequilla al baño maría. Cuando esté bien derretido, reservamos. Esperamos un poquito a que la mezcla espese y agregamos la avellana y la leche condensada. 

Rellenamos los recipientes. Y dejamos templar. 


crema de avellanas y cacao


¿Te animarás?

Buen fin de semana

M. 



25.5.16

Frases chorra: cosas que haría si estuviera otra vez embarazada del primero

Sí lo sé. Somos lo peor. Tengo una amiga que caba de salir de cuentas y le estamos bombardeando con aprovechas. Aprovecha a hacer esto y lo otro porque luego blablablabla. Qué pesadas con los consejos que no nos ha pedido.


Si volviera a estar embarazada del primero ...

... dormiría la siesta hasta el infinito y más allá.

... disfrutaría del placer de tomar un café en el silencio de la mañana. 

(si yo tomaba café y mis hijos salieron normales)

... me pegaría un baño con espuma cada día.

(porque después no te dejan. Después del parto, te permiten ducharte pero no bañarte durante una buena temporada).

... iría al cine.

(con lo fan que soy yo de la Guerra de las Galaxias y todavía no he visto el Despertar de la Fuerza)

... iría a la peluquería.

... me haría la pedicura.

... me haría la manicura.

... me depilaría a conciencia.

... leería un buen libro.

... haría un curso de fotografía de familia.

(qué pena no haberlo hecho antes)

... volvería a comer chocolate.

... disfrutaría del placer de ir al baño sin acompañantes. 

... me daría un atracón de palomitas viendo mis películas favoritas. 


Beisnes, 

M.


23.5.16

Imprescindibles de verano

Lo sé, ha sido un espejismo. Este fin de semana gozábamos de un tiempo estupendo, con temperaturas muy altas y hoy llueve. Además va a llover de lunes a jueves para ser exactos. A pesar de la lluvia, yo ya he metido en mi bolso mochila mis imprescindibles para sobrevivir a la primavera y el verano alemán. 

No hay cosa que más das asco me de que las garrapatas. Asco y miedo. Aunque Leipzig no es zona de riesgo me dan un miedo horrible. Las haría desaparecer de la faz de la tierra junto a los mosquitos. Los odio, sólo me pican a mí. ¿Y ahora qué? ¿Compramos repelente para garrapatas o para mosquitos? ¿Nos rociamos los dos a la vez? AntiBrumm tiene un repelente 2-1 contra mosquitos y garrapatas para niños a partir de los dos años. Para los niños menores, se recomienda echar el producto sólo sobre la ropa. 












El antigolpes. Bueno, reconozco que tan imprescindible no es. Lo compré pensando que haría un buen efecto placebo peor la verdad es que minimiza bastante los chichones y morados de los dos kamikazes que tengo por hijos. Me pareció algo caro cuando lo compré pero cunde bastante. Y en general, estoy contenta con la compra. 





La crema solar. Para el mayor usamos una de Nivea, que en uno de esos tests de calidad que hacen salía muy bien parada. Para el pequeño, de momento, seguimos usando una mineral que comercializa la casa Avene. Al ser mineral la pueden usar bebés muy chiquitos. Lo malo es que cuando la aplicas, parecen fantasmitas de lo blanca que es pero en este tipo de cremas es normal.



Besines,

M. 

20.5.16

La recetina de la semana: panna cotta

La primavera llegó a Alemania, nos puso la miel en los labios y se esfumó. Menos mal que este fin de semana vuelven a subir las temperaturas porque echo de menos poder tirarme en el parque a pasar el día. No hay cosa que más disfrute que preparar un picnic y pasar el día al aire libre. Los querubines juegan y yo puedo relajarme un poquito. 

Y para ir de picnic, no se me ocurre un postre mejor que una panna corta. Incluso preparada en un tarrito para poder transportarla comododamente. Es un postre fresquito, que además queda muy bien acompañado por la fruta estrella de esta temporada: las fresas. 



panna cotta



Ingredientes

600 g de nata para montar
1 trozo de piel de un limón
60 g de azúcar
1 vaina de vainilla
5 hojas de gelatina
fresas



panna cotta

Preparación

En un cazo ponemos 400 g de nata, la cáscara de limón  y la vaina de vainilla cortada longitudinalmente. Antes de que rompa a hervir, añadimos la gelatina. Cuando esté disuelta, retiramos del fuego.Y dejamos enfriar. Pasamos la nata por un colador.

Cuando la nata empiece a cuajar, montamos los otros 200 g de nata. Agregamos la nata montada a la primera mezcla. E integramos. 


Panna Cotta

Vertemos en moldes individuales. Dejamos enfriar en la nevera al menos tres horas.

Puedes acompañarlo con un puré de fresas. 

¡Buen fin de semana!

M. 

18.5.16

El bando

Hay cosas de este país teutón que me desconciertan. Misterios inexplicables que seguramente tienen un porqué, que yo desconozco y  que me sacan de quicio. Pero si por algo amo a este país, por encima de todas las cosas, es que aquí no hay grupos de WhatsApp de los padres del cole.  

Esto es grandioso. Sublime. Digno de celebración. Sería horrible tener 354 mensajes sin leer sobre si la fruta que se lleva a la guarde debe o no ser bio. Me pegaría un tiro y creo que mi teléfono se autolesionaría por no tener que aguantar semejante percal.      

Quizás si que haya un grupo y no me hayan invitado. Todo puede ser. Pero dado que ninguna de mis amigas se ha quejado nunca de estos grupos, doy por hecho que aquí no hay. Para hablar de cremas solares ya están las reuniones de padres. Y los emails. Y las notas. 

Que te quede claro, que este país se comunica a base de notas. Y allá por donde vas, te encuentras los bandos: 

Se hace saber a los padres que han tenido a bien traer a esta guardería a sus queridos churrumbeles, que en esta guardería divina habemus varicela, escarlatina y sarampión. 

Bueno, en realidad la fórmula alemana es bastante más pragmática pero el mensaje es el mismo. No sé a vosotros pero yo es llegar a la KITA y leer esos carteles y me dan ganas de abrir una botella de lejía, que ya sabemos que mata todo. Lejía y sagrotán. Lo cierto es que en vez de eso, me limité a preguntar si había casos en la clase de mi hijo, por eso de prevenir, observar y controlar. Casi me caigo de culo al escuchar que esa información no me la podían decir. 

Seguro que esta valiosa información la sonsacaba yo a través de los grupos y subgrupos del WhatsApp. 

Besines,

M.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips