01 julio 2015

Pa mear y no echar gota

Siéntate bien. No hables con la boca llena. No comas con los dedos. Usa el tenedor. No te limpies los mocos en la manga de la camiseta. Utiliza las servilletas. Lávate las manos. Tápate la boca al toser. Sácate la mano del culete. Y así hasta un sinfín de mantras educativos que hemos ido repitiendo, una y otra vez, a von Pimpollo con el fin de hacer de él un buen hombre de provecho. No en vano el día de mañana tendrá que impresionar a una buena moza.

Y a este paso, las mozas van a salir corriendo. 

Sorprendida. Anodadada. Boquiabierta. Desencajada. Sin palabras me quedé al contemplar al querubín mear en medio del césped, ante la mirada atónita de un montón de alemanes que se sonrojaban al ver al retoño sacar la manguera. Todo por una buena causa, no se crean. Las margaritas del campo necesitaban ser regadas, máxime con estos calores. 

Y así pasamos las horas,  repitiendo "se hace pipí en el baño" desde el día de marras. 

Repitiendo y pensando de dónde habrá sacado el lindo piolín semejante idea, que no se vayan ustedes a pensar que ha tomado nota de sus progenitores.

Y entonces lo vi claro. Allí estaba, la Biotagesmutter relatándome con pelos y señales que uno de los retoños del grupo, se había sacado la minga y le había meado la alfombra a la profesora de música, pero que no me preocupara que mi Pimpollo se baja solo el pantalón y los calzoncillos. Hace pipí en un árbol o donde pille. Y no necesita ayuda.

Les juro que en este país hay baños. 

29 junio 2015

Frases chorra: frases de madre alemañola

(lo que una dice y lo que realmente querría decir)

... mueve el culo que no llegamos a la Kita

(mueve el culo que no llegamos a la guarde)

... haz el favor de subirte al Fahrradanhänger

(haz el favor de subirte al carrito ese de la bici que está lleno de barro)

... no pienso cargar con tu Laufrad

(no pienso cargar con tu bici sin pedales)

... deja de hacer marranadas con el Apfelschorle

(deja de hacer marranadas con el zumo ese guarro rebajado con agua que te ha comprado la Oma)

... ni Bretzel ni Bretzal

(Hoy toca merendar bocata de chorizo de toda la vida de Dior.)

... esta tarde te voy a llevar al Spielplatz

(¿cómo se dice Spielplatz en español?

... mira que te tengo dicho que no te subas ahí sin los Matschhosen

(mira que te tengo dicho que no te subas ahí sin los pantalones de barrendero)

... no sólo del Bratwurst vive el hombre

(no pienso comprarte más salchichas)

... El fin de semana vienen Opa y Oma

(S.O.S)

... continuará

Besines,

M. 




25 junio 2015

La recetina de la semana: sácale todo el jugo a las fresas

A mí también me ha dado la fiebre de las fresas. Es llegar esta época del año y comprar fresas como una loca, como si no hubiera un mañana. 

polo fresas

Y luego están las ofertas, que te ahorras cincuenta céntimos comprando dos cajas en vez de una y, al final, llegas a casa que parece que vas a montar una fresería.

Una de las cosas que hago, para que no se echen a perder, es pasarlas por la batidora con una o dos cucharadas de azúcar (depende de la cantidad de fresas). Guardo ese puré de fresas que me sirve como base de muchas recetas.



pure - fresas

Para preparar polos de fresa. Simplemente las fresas pasadas por la batidora con azúcar (o una cucharada de miel), al molde y directos al congelador. Para hacerlos de dos colores, puedes rebajarlo con leche. 


polofresa

Por cierto, a falta de moldes, se puede usar vasos de plástico. Quedan muy lindos redondos.

polo fresas



O hacerlos con yogur. Yogur helado y fresas. Para una de esas tardes de verano calurosas. Y como son naturales, no llevan nata, ni leche condensada ... son light. 


polo yogur - fresa

Se ven tan bonitos de dos colores. Tan apetecibles. 

polo yogur fresa

Y si me apetece un batido de ricas fresas teutonas, añado a un vaso de leche una o dos cucharadas del puré y listo. 

batido fresas

Aunque lo que más me gusta es echar la salsa de fresas por encima del yogur o el requesón. Me encanta. 


requeson - fresas

¿Y a ti cómo te gustan las fresas? ¿Tienes alguna manera especial de prepararlas? 

Besines, 

M. 



24 junio 2015

Escarlato O´hara

Últimamente, me hallo tremendamente atareada. Sepan todos ustedes que estoy realizando un meticuloso estudio de campo que va a revolucionar el mundo de la maternidad. 

No es trabajo fácil. Pero la vida me ha dotado de un segundo varón, igualico al primero, con un único fin: identificar en qué preciso momento los lindos bebes mutan en pequeños pillastres. 

¿Qué les pasa a los niños? ¿En qué momento pasan de decir preciosos gugutatas, que suenan a gloria bendita, a encadenar una travesura tras otra? Y lo que es peor, por qué los terribles dos años no terminan justamente en el exacto minuto en que los churrumbeles cumplen tres. ¿Qué hemos hecho nosotros los padres para merecernos esto?¿Por qué? Warum? Wieso?

Yo no me lo explico. Antes pensaba que eran las fases, las que hacían que el Pimpollo se convirtiera en Mr. Hyde.  Esas dichosas fases, que empalman unas con otras y terminan por sacarte de tus casillas hasta el punto en que te tirarías por la ventana. Ahora, empiezo a pensar que son los genes, los alemanes para ser más exactos.

La cabeza del Pimpollo está llena de pajarillos alemanes que revolotean por la cabeza del querubín. Me los imagino ahí, con la cara de la Merkel, diciendo pío-pío. Con ese rollo de la austeridad y del no compartir con el hermano pobre del sur, que en este caso so yo ... su querida madre. Todo el día pensando que le vamos a saquear la banca o a quitarle sus tesoros. 

Durante la cena. Hora del postre. Sentados a la mesa.

- A ver hijo mío, por qué pones cara de empujar. ¿No estarás cagando?

- Sí.

- ¿Y qué haces que no vas al baño, muchacho?

- No quiero que te comas mi flan!

Y a Dior puso por testigo que jamás volvería a pasar hambre aunque tuviera que cagarse.



  
Blogging tips