12.2.16

La recetina de la semana: corazones trufados

Una de las cosas que siempre me ha llamado la atención de Alemania es la decoración según la época del año. Hay muchas tiendas de decoración, muchísimas. Los alemanes decoran sus casas en Navidad, Semana Santa, verano y otoño con motivos característicos de cada época del año. Y como todo, para gustos colores. Hay cosas muy bonitas pero también hay mucha decoración kitsch. Hay algún que otro conejito de Pascua que da miedo cuando te mira. Y obviamente, desde hace algunas semanas, los corazones se ven por todos lados. 

¿Es cosa mía o San Valentín se celebra más en Alemania que en España? 



Milhojas de trufa

Hoy os propongo una receta para sorprender a vuestras parejas en San  Valentín o a vuestros amigos en cualquier ocasión. Es muy fácil de hacer. Y se puede hacer con antelación. Vamos, que es ideal para un día que tienes invitados y dejas preparado el hojaldre y la trufa el día antes, luego ya sólo queda montarlo en el momento. 


Ingredientes

1 placa de hojaldre rectangular
250 ml de nata para montar
60 g de azúcar
20 g de cacao en polvo
Azúcar glas




milhojas trufa

Preparación

Con un molde en forma de corazón, cortamos el hojaldre. También puedes usar, moldes de emplatar circulares o rectangulares. Puedes espolvorear por encima con azúcar para que el hojaldre tenga un toque caramelizado. 

Si quieres que te quede muy finito, hay que ponerle peso encima (una fuente, por ejemplo. Y papel de hornear encima para que no se pegue. Horneamos, entre 10-12 minutos a 190ºC.


milhojas trufa

Para la trufa, montamos la nata. Justo antes de que monte añadimos el azúcar y terminamos de montar la nata. Agregamos el cacao poco a poco, y mezclamos con movimientos envolventes, despacio y manualmente. Si añadimos el cacao deprisa o con las varillas, la nata se bajará.

Ya sólo nos queda emplatar. Ponemos una lámina de hojaldre, la trufa  y otra lámina de hojaldre. Por último, espolvoreamos con azúcar glas. 


Feliz fin de semana. ¡Que lo paséis muy bien!!!¿Lo vais a celebrar?

10.2.16

Se busca médico, pintor, malabarista y boticaria que hablen español ...

En una ocasión, alguien me dijo que uno aprendía el alemán que necesitaba. Y que a medida que las necesidades iban cambiando, uno aprendía más. 

Y así es. Cuando eres capaz de comprar el pan; hacer reservas por teléfono y desenvolverte en el Finanzamt  (Hacienda) como Pedro por su casa; de repente, tienes un pedazo de bombo y la urgente necesidad de aprender como se dice en alemán "empujeeeeeeeee".

Nada mejor que un curso de preparación al parto para aprender nuevos palabros, pensaba yo. Así pues, mientras mis homólogas alemanas alucinaban con las herramientas de trabajo comunes en el paritorio, yo me afanaba en asegurarme de que había tomado el nombre correcto. Repitan conmigo Dammriss (desgarro). 

Y así yo iba haciendo una lista de palabrejos necesarios, que no me sirvió para nada. Llegado el momento, me olvidé de todo. Bloqueada. Yo oía palabras, voces, gestos, me preguntaban cosas y a todo respondía como un loro, ¿PDA (epidural)?

Os juro que no me enteraba de nada. De repente llegaba un Oberartz (médico semidios) hablando del Geschlechtverkehr (sexo en fino)y yo ponía cara de diormíoquélepasaesteconeltráfico. Y casi me meto debajo de la cama, cuando después de repetirme cinco veces Stuhlgang  (defecar) y ver que yo miraba de reojo a la silla, me soltó un "cagar" como la copa de un pino. 

Eso sí, ahora cuando llevo a los querubines al pediatra pronuncio "Stuhlgang haben" como si fuera hija de la mismísima Merkel.

Sirva esta pequeña anécdota para ilustrar que el alemán se aprende. Últimamente, recibo correos electrónicos donde me preguntan si conozco profesionales de distinta índole (médicos, abogados, matronas, etc.) que hablen español. Para aprender un idioma, hay que lanzarse, perder el miedo, dejar atrás el sentido del ridículo e intentarlo. Verse forzado a explicar con un vocabulario limitado, situaciones complejas, hará que pases de un A1 a un B2 fugazmente.  

8.2.16

Meningokokken B

Estas pasadas Navidades, me llamó mucho la atención que la prensa española hablara de la vacuna del "meningococo b". Por resumir, había una larguísima lista de espera y los padres estaban literalmente a la caza de la vacuna. La demanda fue tan alta que la compañía farmacéutica se vio desbordada. Los más afectados eran aquellos que se habían quedado sin la segunda dosis de la vacuna. Me llamó mucho la atención porque en Alemania vacunar al pequeño del "Meningokokken B" fue un trámite rutinario. 

Recuerdo que esta vacuna fue aprobada por el Robert Koch Institut poco antes de nacer mi hijo mayor. En su momento, nuestro pediatra decidió esperar un tiempo para ver cómo se desarrollaba el suministro de la misma. A día de hoy, recomienda ponerla. De todos modos, no es mi intención empezar un debate sobre las vacunas pues opino que es algo que se tiene que decidir junto con la opinión experta de un pediatra. En realidad, yo quería comentar un poco cómo es el trámite para conseguirla. 

Esta vacuna, a diferencia de otras, no está subvencionada por todas las Krankenkassen. Cuesta aproximadamente unos 100 euros, que por lo general no se abonan en la consulta, sino por transferencia bancaria a la farmacia o el laboratorio que abastece a la clínica. 

Hay Krankenkassen, como la AOK, que si la incluyen pero con Vorkasse   (previo pago). Primero, se paga la vacuna a través de transferencia bancaria. Luego, se envía la factura a la Krankenkasse para que esta  nos devuelva el dinero. Es un poquito de papeleo pero al menos no tiene uno que estar en lista de espera. 

Para los que tienen hijos mayores, la AOK la subvenciona hasta que los niños cumplen 18 años. Creo que merece la pena informarse con el pediatra si es conveniente ponerla a partir de cierta edad (eso evidentemente no lo puedo decir yo porque no soy médico) y verificar con la Krankenkasse si se va a hacer cargo de los gastos. 

Os deseo un feliz lunes. 

M. 

5.2.16

La recetina de la semana: hojaldre de espinacas

Mientras tiraba fotos, pensaba que no me estaba gustando mucho. La idea de hacerlas sobre el papel del horno no estaba dando el resultado que esperaba. Cuando iba a cambiar la escena, apareció el mayor gritando como un loco que: había espinacas; se iba a poner como un popeye y tenía un hambre atroz. Así que guarde la cámara y contemplé atónita como se comía el hojaldre sin alborotar que era verde.

hojaldre de espinacas


Muchas veces me escribís para contarme lo mucho que os aborrece cocinar por la falta de tiempo. Creo que esta receta os va gustar porque la podéis dejar preparada y meterla en el horno cuando lleguéis a casa. Además, los niños pueden ayudar a hacerla. 

Ingredientes

1 placa de hojaldre
150 g de espinacas congeladas
 50 ml de nata
aceite
sal 
1 paquete de queso de cabra
1 diente de ajo
1 yema de huevo

hojaldre de espinacas

Preparación 

Picamos el ajo y lo doramos en una sartén con aceite. Añadimos las espinacas, previamente descongeladas. Rehogamos bien uno o dos minutos.

Agregamos la nata. Rectificamos de sal. Dejamos que cocine 1 o 2 minutillos más. 

Dejamos que el relleno se enfríe.

Estiramos la masa de hojaldre. Vamos a usar la mitad como base y la otra mitad para tapar. 


hojaldre de espinacas

Cortamos rectángulos del tamaño que queramos. 

Colocamos el relleno sobre un rectángulo de hojaldre. Agregamos una o dos rodajas de queso de cabra. Tapamos con otro rectángulo de hojaldre. Pintamos con yema de huevo y horneamos a 180ºC de 15 a 20 minutos (hasta que doren). 

Para hacer el efecto de la rejilla, venden un accesorio especial. Se puede hacer con el cuchillo haciendo cortes alternos en línea recta en el hojaldre.

Besines,

M.  

3.2.16

Cómo buscar guardería en Leipzig

A comienzos de semana os daba algunas ideas para no desfallecer buscando guardería en Alemania. Hoy me gustaría contaros cómo funciona en Leipzig y que pasos hay que dar. 


1. Bedarfsanmeldung. Lo primero que tienes que hacer es rellenar este formulario y enviarlo a la dirección indicada. Simplemente sirve para notificar que se necesita una plaza de guardería. En unos días, recibirás notificación de que se ha recibido. Guarda ese documento como oro en paño, tiene un número de referencia que necesitarás para hacer la inscripción. 

2. Busca en la web las plazas disponibles. Para menores de 3 años, sólo (casi seguro) te mostrará plazas de Tagesmutter. Para mayores de tres años, es muy posible que encuentres guarderías casi sin problema, sobre todo, en la época de comienzo de curso escolar. Esta página te permite hacer búsquedas avanzadas y delimitar la búsqueda por barrios, kilómetros, etc. Sólo se puede buscar con seis meses de antelación.





3. No te fíes de esa web. Pero si acabas de decir que busque allí ... Y lo mantengo, pero no todas las guarderías tienen acceso a ese sistema y no todas las guarderías publican las plazas libres en esa web. Así que mi recomendación es que hagas una lista con todas las guarderías que te interesan y llames, vayas en persona, vuelvas a llamar ... o directamente le pases la pelota al padre de la criatura. Sospechosamente, los hombres suelen tener más suerte en la búsqueda y así te evitaras escuchar comentarios un tanto desmotivadores. 

4. Toma el tranvía y visita Wahren. Allí está el organismo que se encarga de este tema. ¡Ojo! no buscan plaza por ti pero si te pueden guiar y 8 semanas antes de que necesites una plaza te echan una mano. A mí me llamaron ofreciéndome una plaza de Tagesmutter y me ayudaron a buscar una plaza de KIGA, al menos me dieron las directrices para que no me dieran largas en las guarderías. 

Rathaus Wahren
Georg-Schumann-Straße 357 
04159 Leipzig


5. Ponte en contacto con las guarderías nuevas que están por abrir. Aquí tienes un enlace. 

¡Mucha suerte en la búsqueda! Si te sirve mi experiencia, yo dediqué una media de 2 horas diarias durante 4 meses a buscar plaza. Es cuestión de no tirar la toalla y tener un poquitín de suerte. 

Besines,

M. 


    1.2.16

    Buscar guardería en Alemania y no morir en el intento

    Dice Eli del blog Crónicas Germánicas que es más fácil que un alemán baile una sardana, que encontrar una plaza del guardería en Alemania. No le falta razón. Buscar guardería en Alemania es una ardua tarea. 

    Cuenta la leyenda que en algunos rincones germanos, las mamás iban a inscribir a los churrumbeles con la ecografía en la mano. El bebé no había llegado al mundo, pero ya estaba a la espera de plaza. No sé si es una exageración o no, pero esta práctica ha sido prohibida en lugares como Leipzig, donde oficialmente sólo se puede buscar plaza seis meses antes de la fecha de inicio. Sin embargo, lo cierto es que prácticamente todo el mundo busca con al menos un año de antelación. 

    Informáte del modus operandi. No todas las ciudades y Länder siguen el mismo procedimiento. Hay ciudades que tienen el reparto de plazas centralizado; otras no. Leipzig, por ejemplo, tiene un portal de internet que te muestra las plazas disponibles a tiempo real. Normalmente para los U3 sólo muestra Tagesmutter porque las plazas de KITA son muy escasas. 

    Utiliza tus contactos.Informa a toda la oficina y a tus amigos, quizás ellos sepan de algún centro donde haya una plaza libre y puedan recomendarte. Los jefes suelen tener mucha mano con las guarderías. 

    Lleva un registro. Apunta en una libreta a qué guarderías has llamado, fecha, hora, la Frau de turno que te atendió y lo que te dijeron. Te sonará exagerado pero si finalmente no encuentras plazas y decides emprender la vida judicial, te será de gran utilidad. Tienes que demostrar que hiciste todo lo que estuvo en tu mano por encontrarla. 

    Se constante y no te desanimes. Casualidades de la vida una semana te dicen que no hay plaza y la semana siguiente si tienen. Muchas veces dicen que no tienen plazas automáticamente. 

    Y encomiéndate a todos los santos de esta galaxia y la siguiente. 

    Besines,






    29.1.16

    La recetina de la semana: Brezel dulces


    Ahora con el mal tiempo (aunque la verdad es que este invierno está siendo bastante suave), algunas veces vienen a casa a jugar amiguitos o compañeros de la KIGA. 

    Brezel dulce


    Se supone que el menú de la KIGA incluye merienda pero lo cierto es que mi hijo llega a casa hambriento. Así que me gusta tener preparada una merienda y si coincide que van a venir amiguitos pues me hace ilusión que sea más especial. Por cierto, ¿cómo lo hacéis? ¿Ponéis un límite de niños que pueden ir a jugar casa? 

    Los Brezel dulces me parecen una buena idea para hacer atractivo el pan de leche a los niños más mayores. El mío identifica el clásico Milchbrötchen con comida para bebés grandes. Pero así, con forma de Brezel, se lo come en un abrir y cerrar de ojos. 


    Brezel dulce

    Ingredientes

    125 ml de leche
    250 g de harina
    1 huevo
    10 g de levadura fresca
    25 g de mantequilla
    25 g de azúcar
    Una pizca de sal
    Azúcar perlado

    Preparación

    Poner la harina en un recipiente y hacer un hueco en el medio. Añadir, el azúcar, la mantequilla, la levadura, la leche (templada) y la sal. A continuación, amasar hasta que quede una masa lisa que dejaremos reposar una media hora.

    Lo mejor es dejar reposar la masa con el horno apagado para que doble su volumen debido al calor que se genera en un espacio cerrado. 

    Brezel dulces

    Les damos forma de Brezel. Pintamos con yema de huevo y decoramos con azúcar perlado.  Horneamos entre 10 y  20 minutos a 200ºC (hasta que doren). 

    ¡Feliz fin de semana!!!




    27.1.16

    Comprar pescado en Alemania

    Decir por todos sería una osadía, pero  creo que hablo por muchos cuando digo que una de las cosas que más echamos de menos los españoles que vivimos en España es el pescado. No es que no haya, es que es muy caro. Por no mencionar, que no hay tanta variedad como en España. Aún así, hay pescaderías y yo espero poder darte una pequeña guía sobre qué pescados comprar y dónde.

    Entiendo que la oferta puede depender de si hablamos de una ciudad grande o un pueblo pequeños. Galeria y Karstadt tienen pescadería y en relación calidad-precio, me quedo con esta última. La pescadería de Globus no está mal, pero por lo general, un poco alejada. Creo que la mejor opción es el Metro pero no todos tenemos la suerte d tener una tarjeta para comprar allí. En los mercados semanales sueñe haber uno o dos puestos de pescados. tienen, sobre todo, pescados ahumados y poco pescado fresco. 

    El bacalao siempre es una buena opción porque cunde mucho



    Pescados caros

    Rape - der Seeteufel

    Lenguado - die Seezunge 

    Pez espada - der Schwertfisch

    Atún - der Tunfisch

    El salmón es realmente delicioso. Tiene otro sabor al que se comercializa en España.


    Pescados asequibles 

    Caballa - die Makrele (Aunque es muy rico de sabor, tiene muchas espinas).

    Sardina - die Sardine

    Trucha - die Forelle

    Lubina - der Wolfbarsch

    Salmón - der Lachs

    Dorada -  die Goldbrasse

    Bacalao - der Kabeljau (En Alemania, se vende fresco. Ahora ha empezado la temporada de Winterkabeljau o Skrei, en unas semanas lo bajan de precio. Es riquísimo.


    Por menos de 10 euros, te puedes marcar una lubina a la sal para dos.


    Algunos mariscos


    Encontrarás vieiras (Jakobsmuschel); berberechos (die Herzmuschel) y mejillones (der Miesmuschel) a un precio pagable. 


    Recuerda que los precios son por 100 g y no por kilo.

    ¿Tienes algún truco para comer pescado a precios razonable en este país? ¿Lo compartes con nosotros?

    Besines,

    M. 

    PD El mejor pescado lo venden en las tiendas turcas ;)










    25.1.16

    Frases chorra: qué hacer en Alemania cuando hace frío el fin de semana

    ... nada

    ( a lo mejor eres de esos afortunados sinhijos que se pueden quedar en la cama los domingos)

    ... hornear 

    (para que la casa huela a galleta o bizcocho y no sientas la necesidad de salir al exterior)

    ... empezar el libro que te trajeron los Reyes Magos

    (en mi caso 333 Historias de la Transición de Carlos Santos)

    o releer uno tremendamente melancólico

    (como el Nadador en el Mar Secreto)

    ... Pedirte un café y observar a la gente de ahí fuera

    ... pasear a los niños

    (en trineo natürlich)



    ... tomar más café

    (siempre en tu taza favorita)

    ... hacer guerras de nieve

    ... flipar con la precisión en que los alemanes hacen iglús

    ... quedar con los amigos para echar una pachanga.

    (de hockey)



    ... dormir siestas de tres horas

    ... ver una buena película 

    (si te dejan y no te ponen el Frozen de los oos por decimocuarta vez)

    ... visitar museos

    ... hacer galletas

    (larga vida a las galletas después de la Navidad)

    ... beber Glühwein

    (si es que te gusta ese brebaje.¡Puaj!




    22.1.16

    La recetina de la semana: hamburguesa de salmón

    La fruta y el pescado son los dos productos que más echo de menos de España. Cierto es que en Alemania hay fruta, pero salvo algunas excepciones, como las fresas, suele ser bastante insípida. De igual modo el pescado.

    Claro que hay pescado fresc; a precios desorbitados y que nada tienen que ver en calidad con el que se comercializa en España. No menos cierto es que el salmón que aquí se vende es exquisito. El salmón (Lachs), el bacalao fresco (Skrei o Winterkabeljau), la trucha (Forelle) son pescados que merecen la pena aquí. La dorada y la lubina también pero son de piscifactoria. 

    Nosotros comemos pescado 2-3 veces por semana. Al no haber mucho variedad, siempre tratamos de prepararlo de diferentes maneras para no cansarnos. La hamburguesa del salmón le rechifla al pequeño de los querubines porque puede masticarla bien con sus seis dientes. 




    hamburguesa de salmón


    Ingredientes para 4-5 personas

    500 g de salmón fresco
    1 ajo
    1 cebolleta
    2 cucharadas de pan rallado
    1 huevo
    Perejil
    Sal
    Pimienta 

    Hamburguesa de salmón


    Modo de preparación

    Lavamos el salmón y retiramos la piel. Lo picamos menudo.

    En un bol, ponemos el salmón. Agregamos un huevo; el ajo, la cebolleta y el perejil picados; y el pan rallado. Salpimentamos.

    Mezclamos todo bien. Damos forma a las hamburguesas.

    En un poco de aceite freímos las hamburguesas con fuego medio bajo.
    hamburguesa de salmón


    ¿Qué experiencia tenéis vosotros con el pescado aquí? ¿Dónde lo compráis?


    ¡Buen fin de semana! 

    M.


    20.1.16

    El circo

    Decía la madre que una buena amiga, que no valía para nada porque, en esta vida, solamente había criado tres hijos. Como si criar hijos fuera moco de pavo. Teniendo en cuenta que sus hijos resultaron ser tres soles, alguien debería darle a esta buena mujer la medalla al mérito y al trabajo. Lo que habrá tenido que aguantar ...

    Que si, que si ... que no voy a empezar con ese rollo de que la maternidad es muy dura (que lo es), pero no me vais a negar que desagradecida es un rato. Que esta sociedad infravalora la ardua labor de las gladiadoras del hogar, es más que evidente.

    Y sepan ustedes que las nuevas generaciones vienen pisando fuerte. Me moría porque el mayor dijera sus primeras palabras. Y ahora estoy a  punto de ponerle una mordaza. 

    A ver, entiendo que a los ojos de un querubín, las actividades desarrolladas por el padrequenolosparió molan mil, tres mil y hasta cuatro mil veces más que cuando las hago yo. Pero, aunque por ello fuera la madre más molona del universo mundial, me niego a buscar maquetas de lego en google, para crear artilugios último modelo con piezas de lego. Yo lo máximo que hago con esos ladrillos es una casa. Y basta. 

    A mi favor tengo que decir que hago magdalenas de dinosaurios y flanes de huevo. Eso debería molar por lo menos veinte mil, ¿verdad? Pues no ...

    _ von Pimpollo: ¡Mamá!

    _ yo: dime

    _ Papá es el mejor del mundo.

    _ Claro. ¿Y por qué es el mejor?

    _ Porque juega conmigo. Hace cosas chulas con lego y bla bla bla bla.

    _ ¿Y yo? ¿Soy la mejor mamá del mundo?

    - No, mamá. Tú eres una payasa. 

    - 0_o

    ¿Entienden ahora lo de la mordaza?

    Besines,

    M. 

    13.1.16

    Tres libros sobre Alemania que tienes que leer ...

    ... o puedes regalar. Si ya sé que acaban de pasar los Reyes  Magos pero a lo mejor eres de esas personas raras (como yo) que prefieren regalar en fechas no señaladas, cuando los regalos son inesperados y hacen mucha ilusión. 



    Mamá en Alemania de Fátima Casaseca. Este libro es una genialidad con todas las letras. Desternillante y totalmente hilarante. Narra las aventuras de una mamá de tres polluelen en un pequeño pueblo perdido en algún lugar del sur de Alemania. Además de morirte de la risa, si eres capaz de leer entre líneas vas a descubrir cómo es la realidad político-social de la Alemania honda y profunda. Te va a encantar. 






    101 Secretos de Alemania de Crónicas Germánicas Un imprescindible para aquellos que estudien alemán y quieran acercarse a los entresijos de la cultura alemana. Si tienes familiares o amigos que se van a ir a vivir a las Teutonias, les va a venir de perlas. Y si llevas tiempo viviendo en este país germano, te sorprenderá conocer Alemania desde los ojos de otra persona. Después de leerlo pensé que la autora y yo vivimos en dos países distintos. 




    Berlunes. Elija su propia aventura en Berlín. Se agradece y mucho el esfuerzo del equipo de Berlunes por presentar un libro original que huye de ser un refrito de entradas antiguas del blog. El formato es realmente interesante. Tú eres el protagonista del libro, acabas de aterrizar en Berlín y tus decisiones te irán ir saltando de un página a otra. Es un libro que ha visto la luz gracias a la cooperación de mecenas. Y me encanta el detallazo de que los mecenas hayan terminado siendo personajes del libro. 


    Besines,

    M. 

    11.1.16

    Alemania 20frases según Ein Tag mit Pepa

    En nuestro primer Alemania20frases del año, tenemos el placer de contar con Pepa, autora del blog, ein Tag mi Pepa.Coge la mochila porque nos vamos a Berlín. Dicen los alemanes que Berlín no es Alemania, vamos a ver que nos cuenta nuestra entrañable Pepa. 

    ¡Empezamos!


    1. Te llamas … ¡Pepa!

    2. Vives en …
    ¡Berlín! Vis a vis con la avenida más bonita de la ciudad:  mi querida KuDamm.

    3. Llegaste a Alemania hace …
    7 años más o menos. Primero estuve viviendo en Freiburg, donde empecé a defenderme con el idioma y aprendí un montón de la cultura alemana. Pero por muy bonita que fuese la ciudad o por mucho trabajo que tuviese, el Pepe y yo teníamos claro que en cuanto pudiésemos nos mudaríamos a una ciudad más grande e internacional. ¡Y así fue! ¡Nos fuimos a Berlín, donde ya llevamos como unos 4 años! Sin duda, la mejor decisión que tomamos.

    4. Lo que más te gusta de Alemania es …
    que por lo general abunda la educación, la confianza en los demás y el respeto. De los berlineses me gusta lo directos que son, y que nunca se andan con medias tintas a la hora de decir lo que piensan.



    Aquí tenéis a la adorable Pepa 

    5. Lo que menos te gusta de Alemania es … el frío que hace en invierno y el calor que hace en verano. ¡Los cambios bruscos de temperatura me vuelven un poco majara!

    6. Lo que más te desespera de Alemania es
    … la falta de espontaneidad que tienen los alemanes en su día a día. A veces es más complicado quedar para tomar un café con amigos que reservar una mesa en el restaurante más de moda de la ciudad. Y cuidado alemanizados: ¡porque esto se pega!


    No te olvides de pasarte por su blog


    7. Lo que más te alucina de Alemania es ….
    las floristerías, los grandes almacenes de jardinería, las tiendas de decoración o de DIY y las papelerías. ¡Me puedo pasar horas allí metida! Y es que aunque los alemanes no sean los más estilosos, si que se toman muy en serio lo de tener las casas y los balcones bien bonitos.

    8. Lo que nunca entenderás de los alemanes es … que su sentido de lo práctico nunca tiene límites. Y eso sin entrar en como influye esto en sus imposibles estilismos. ¡Alemanadas!

    9. El idioma alemán es … difícil pero no imposible. Yo lo aprendí viviendo el día a día "a la alemana": trabajando mucho, escuchando la radio, yendo al mercado y claro: estudiándome la gramática una y otra vez. ¡Aceptar que nunca lo hablaré tan bien como mi idioma materno es tarea imposible!

    10. Lo más bonito que te ha pasado en Alemania es …
    conocer a mi segunda familia en versión alemana, a mis amigos, alumnos, y colegas que hicieron y hacen que mi vida alemanizada sea mucho más feliz y gratificante.

    11. Lo más raro que te ha pasado en Alemania... fue cruzar una calle del centro de Berlín al lado de un enorme zorro pelirrojo como si de un peatón más se tratase. O cuando desde la ventana de la cocina ví un mapache encaramado al árbol del patio. ¡Así es la fauna berlinesa!

    12 . A los recién llegados les recomiendas encarecidamente que .. estudien el idioma alemán a conciencia, porque es lo que determinará su éxito profesional y su desarrollo personal en Alemania.

    13. Tú comida preferida teutona es … cualquiera que sea casera y regional. Nunca despreciaría un plato de Grünkohl mit Pinkel (guisado de col y salchicha bien contundente) con una cerveza alemana bien fría o una Spritzkuchen (dulce alemán) con un café.

    14. Lo que más echas de menos de España es …
    el kit hermana-madre-gato y a las amigas más incondicionales con las que hablo casi a diario de una forma u otra. ¡Pero no es lo mismo!

    15. La palabra germana que más te cuesta pronunciar es .. ¡schüchtern! (tímido). Pero ojalá fuese solo esa: Pfirsich (melocotón) y Dirndl (traje regional de Baviera) son la peor de mis pesadillas...

    16. Angela Merkel es … tremendamente alemana.
     
    17. La música Schlager es … oh bitte neeeeeinnnnn!

    18. La maternidad en Alemania es …
    algo de lo que aún no puedo hablar, porque tener querubines aún no entra en nuetros planes... 

    19. Berlín … es la única ciudad de Alemania donde podría vivir eternamente. 

    20. Tu blog “ein Tag mit Pepa”... es una vía de escape más a mi vida alemanizada. Mi rincón más personal, que empecé a escribir cuando me mudé a Berlín. La idea inicial era usarlo modestamente para compartir con mi familia y amigos mis aventuras berlinesas, mis fotos y anécdotas. Pero poco a poco empezó a crecer y yo fui más allá. Ahora además de compartir mis rincones favoritos de Berlín, escribo sobre mí, lo que me gusta y lo que forma parte de mi vida. Bodas emocionantes, mis viajes, reflexiones y en definitiva cualquier cosa que me inspire en el día a día y me haga sentir bien tanto a mí como a los seguidores tan majos que tengo. A los que aprovecho para enviarles una vez más un enorme: ¡Dankeeeeee!

    Síguela en:

    Facebook
    Twitter



    8.1.16

    La noche más mágico del año ...

    No cabe duda que los niños que se crían en ambientes bilingües, tienen la gran suerte de aprender dos idiomas por el precio de uno. Mi vecina de cuatro años habla alemán, francés e inglés con soltura. Su padre es británico, su madre francesa y viven en Alemania. Cierto es que de vez en cuando, mezclan todo. Pero el cacao lingüístico es el menor de los problemas. 

    Lo realmente complicado es inculcarles la cultura patria, que va con el pack del idioma. Pensad que las fiestas o tradiciones se celebran doblemente. 

    En casa, convivimos con  los farolillos de San Martín, el Nikolaus, el calendario de adviento, el Weihnachtsmann, papá Noel, el Christkind y los Reyes Magos. Y el problema es que no se vaya de madre. 

    Nosotros sólo nos damos regalos el día de los Reyes Magos. Nikolaus nos deja un poco de chocolate. Y los tres señores restantes no entran en nuestra casa. Los querubines conocen la tradición del Weihnachtsmann por la guardería y de momento se conforman con el detalle que les deja allí. Así que del chocolate de Nikolaus saltamos al seis de enero.

    Muchas veces me preguntan por qué torturamos a los querubines haciéndoles esperar para obtener sus regalos de Navidad o cómo vamos a gestionar que sean casi los únicos niños de su entorno que no reciben los regalos el día 24. 

    No lo sé. Lo que sí sé es que me moriría de pena si ...

    ... mis retoños no llevaran sus cartas al Príncipe Aliatar




    ... no supieran lo que es un roscón de Reyes




    ... y no vivieran con los mismos nervios que yo, la noche más mágica del año. 


    ¿Cómo lo hacéis vosotros? ¿Celebráis lo Reyes Magos? 

    Besines,

    M. 





    5.1.16

    La recetina de la semana: roscón de reyes

    Año tras año, he sido testigo de catástrofes culinarias derivadas del anhelo de intentar disfrutar de un buen roscón de reyes en las Alemanias. Hemos tenido roscones duros como piedras, tanto que no podían cortarse. Hemos visto roscones crecer y crecer en el horno a lo ancho. Hemos comido roscones planos. Y algún que otro roscón ha terminado siendo comida para patos. 

    No es que hacer roscón sea especialmente complicado pero si no se siguen unas normas básicas te pasará alguno de los desastres que he mencionado. Antes de ponerte manos a la obra recuerda:

    El roscón se hace con harina de fuerza. Este tipo de harina tiene más contenido en gluten que la harina normal, absorbe mejor los líquidos y permite que la masa gasifique mejor. Si usas harina normal te quedará una masa liquidilla. ¿Y qué harina compro en Alemania? El experto en el tema Iban Yarza nos recomienda usar Weizenmehl Typ 550. 




    La masa es pegajosa. En estos casos, para trabajar la masa solemos enharinar la superficie de trabajo. No lo hagas, si añades harina el roscón te quedará duro. Lo mejor es untarse las manos de aceite para que la masa no se te pegue y puedas trabajarla bien. 

    La masa tiene que reposar en un lugar cálido. Métela en el horno apagado, por ejemplo. 



    Agua de azahar se dice en alemán Orangenblütenwasser y ha sido vista en el Kaufland, el Edeka y algunos comercios turcos. Si no la encuentras, no sufras, gracias a El Comidista nos hemos enterado que un famoso repostero no la usa para sus roscones. 

    Lee bien la receta. Parece una obviedad pero la clave está en la receta. La que yo te propongo hoy es una sencilla, que no necesita masa de arranque. 

    Ingredientes

    320 g de harina de fuerza
    125 ml de leche
    15 g de levadura de panadería
    100 g de azúcar 
    1 cucharada y media de agua de azahar
    3 huevos
    75 g de mantequilla
    1 limón
    1 naranja 
    Fruta escarchada



    Preparación

    Derretimos la mantequilla. Y dejamos que temple.

    Disolvemos la levadura en la leche templada. 

    En un cuenco, mezclamos la harina, el azúcar, la ralladura de limón y la ralladura de naranja.

    Hacemos un hueco en la harina, agregamos la leche, el agua de azahar  y un huevo más la yema de otro batidos. 

    Dejamos reposar la masa diez minutos.

    Agregamos la mantequilla fundida y amasamos de nuevo.



    Tapa la masa con un trapo y deja que repose una hora (métela en el horno apagado).

    Volvemos a amasar brevemente. Y damos forma de roscón. Hacemos una bola, la aplanamos un poco y con un dedo vamos dándole forma de donut. Haz el agujero bastante grande porque al hornear, cuando la masa crece, mengua de tamaño.

    Pintamos el roscón con yema de huevo. Ahora es el momento de decorarlo con fruta escarchada, almendras laminadas o ambas.

    Mete la masa en el horno una hora, calor arriba y abajo a 50ºC. 

    Seguidamente, horneamos a 180ºC durante 20 minutos. 

    Me faltan mis herramientas de trabajo, así que no he podido hacer fotos bonitas de esas que os encantan, pero mi madre y el mayor han hecho de modelos. 

    ¡Qué os traigan mucho los reyes!

    Besines,

    M.



    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
    Blogging tips