6.5.16

La recetina de la semana: batido de frutas del bosque

Una de las cosas que más me tiene fascinada de los niños, es su capacidad de pasar del amor al odio en cuanto a gustos culinarios se refiere. Un día les encantan los champiñones; al otro, los odian. Igual que la fruta. En casa, parecía el anticristo. Sin embargo, ahora la devoran. 

Batido frutas del bosque


No soy partidaria de obligar a comer a los niños, sino invitarlos a probar y si no gusta pues no pasa nada. Eso sí, en mi casa, no hay menús alternativo. Hay lo que toca. Si te gusta bien, sino mala suerte. Sí trato de camuflar o presentar de manera apetitosa aquellos alimentos que no gustan tanto. Los batidos se han convertido en el gran aliado. Cuando vi el otro día este receta en El Comidista, no pude evitar hacer mi versión. La receta original, acá.

Ingredientes

100 g de frambuesas
120 g de fresas 
80 g de arándanos
40 g de azúcar moreno
300 ml de leche
80-100 g de yogur natural
 1 vaina de vainilla


Batidos de frutas del bosque


Preparación

Cortamos la vaina de vainilla longitudinalmente. La ponemos a fuego lento en un cazo junto con la leche. Cuando rompa a hervir. Retiramos. Dejamos que repose 15-20 minutos. Extraemos las semillas de la vainilla y las agregamos a la leche.

Lavamos y troceamos las fresas. Las dejamos macerar durante 10 minutos junto con el azúcar. 

Batido de frutas del bosque


Ponemos todos los ingredientes en un bol (salvo la vaina de vainilla)y trituramos. 

Truco, puedes introducir el yogur cinco minutos en el refrigerador para que esté bien fresquito. 

Cuando, voy mal de tiempo, dejo a un lado la vainilla y el paso de macerar las fresas. Lo trituro todo. Y listo. 

Batido frutas de bosque


Y el truco de madre, aprovecha para reciclar las botellas de cristal de los zumos, los puedes rellenar de batidos naturales para llevártelos al parque o donde cuadre. 

Seguro que en casa hacéis muchos batidos. ¿Cuál es vuestro favorito?

Buen fin de semana,

M. 

4.5.16

Making of


La fotografía culinaria me fascina. Creo que me tiene cautivada porque en ella se funden dos de mis grandes intereses: la cocina y la decoración. Me encanta crear mentalmente bodegones para determinados platos. Y retratarlos en una fotografía. Me relaja. 

Muchas veces me decís que las recetas no os quedan como a mí. Lo cierto es que esos comentarios me dibujan una sonrisilla en la cara. Y siempre os digo lo mismo, que vuestras creaciones son perfectas. Las fotos de los blogs, libros de cocina o revistas son el resultado de un largo proceso de trabajo. Y en mi caso, de aprendizaje.


rosquillas2
La receta es la misma, pero seguro que las de la foto de abajo te hacen ojitos.



Me encanta esta foto

Un trabajo lícito, por cierto. Escucho muchas veces que Instagram es todo falso pero igual que los fotógrafos usan fondos para hacer retratos, en fotografía culinaria se usan tablones para simular mesas. Y de igual modo, que hay trucos para que una persona luzca guapa en una foto pues hay truquillos para que una hamburguesa muestre la mejor versión de si misma. Quiero aclarar, que yo no le hago ninguna perrería a la comida que no permita su posterior consumo. Entiendo que los fotógrafos profesionales lo hagan pero a nivel de aficionado, me parece inapropiado. Yo prefiero comerme la hamburguesa. Tirar comida por una foto para las redes sociales. No, lo siento, no va conmigo. 


La pimienta roja, sólo la uso en fotos para aportar col


Estos son mis tablones. Tengo uno oscuro, uno blanco y uno de mármol(que es un adhesivo que que pegué a una tabla). Me gustaría tener uno en verde menta que es mi color favorito de cara al verano. Los tablones los dispongo en la mesa de la cocina porque es el rincón más luminoso de la casa pero os puedo contar de bloggers que hacen las fotos sobre la cama. 



A mí también me gustaría tener una cocina de inspiración nórdica peor tengo una de inspiración alemana que es horrible

Tengo una serie de cuencos, platos, paños, pajas, cubiertos y todo tipo de accesorios que sólo uso para las fotos. Bueno, normalmente los uso para las fotos porque los niños los destrozarían. Y si los paños se llenan de grasa pues obvio que no lucen bonitos. 



Tengo un báscula digital de Ikea para pesar los alimentos, esto es sólo postureo

Sólo me compro uno o como máximo dos de cada color. Aprovecho las rebajas

Me comentaban que para esto hay que tener un don o hacer muchos cursos. Pues no sé, yo creo que es una mezcla de ambas cosas. Hay que tener una sensibilidad especial, creo yo. Y evidentemente en los cursos de fotografía se aprende muchísimo. Y practicar mucho. A veces para conseguir "la foto" he tenido que cocinar un plato varias veces (en días distintos). 


carnesalsa
Antes de hacer el curso. Sí todos tenemos un pasado ...


carneensalsa
Tras algunas prácticas


Quien diría que es la misma receta, cocinado por la misma persona, ¿verdad? Por cierto, con esta foto gané un premio

Como ves, está todo estudiado hasta el último detalle para que la boca se te haga agua. Y como anécdota te puedo contar que estas navidades me compré algunas revistas de cocina, había una receta y una foto que no se me iban de la cabeza. El estilo me resultaba tan familiar. Y aquel plato se veía tan delicioso que quería hacerlo. Me puse a buscar otras versiones de la misma receta y la fotografía era de unas de mis fotógrafas preferidas. Con razón, me sonaba el estilo. La receta del libro de cocina y la que colgaba del blog de esta fotógrafa eran totalmente distintas pero ambas eran acompañadas por la misma foto. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que como las fotografías se venden es posible que te encuentres recetas acompañadas por fotos que no son fieles a la elaboración. Luego uno se frustra en casa porque no sale como en el libro. Espero que ahora cuando compares tus platos con una foto, te sientas orgulloso del resultado



Besines, 

M. 

2.5.16

Yo, guarra

Hace un tiempo dejé de hablar de temas puramente maternales en el blog. Primero porque no soy pediatra, matrona ni experta en la crianza de querubines, con lo cual no considero que tenga la potestad  para dar clases magistrales al respecto. Con el tiempo he aprendido, que cada uno hace lo que le da la real gana (faltaría más) y que no hay una opción única sino múltiples y que la gran mayoría de ellas son tremendamente aceptables. En segundo lugar, porque muchas de mis amigas me han transmitido el agobio que les produce leer los blogs de maternidad, hasta el punto que se cuestionan a si mismas. Uno ve casas impolutas, niños perfectamente conjuntados y madres sonrientes sin ojeras y termina por plantearse qué está haciendo mal. La verdad, no quisiera yo contribuir a fomentar una imagen irreal de la maternidad. Y por último, porque esos debates eternos sobre la teta y el biberón o si fue antes la gallina o el huevo, me tienen aburrida. Pero hoy me voy a mojar. 

Nos quejamos mucho de esto. Nos quejamos de que Instagram, Youtube, Facebook no muestran una maternidad real. ¿Verdad? 

Hace unas semanas, una madre youtuber, mamá tatuada, subía un video donde mostraba su casa a las nueve de la mañana, desordenada y desaliñada, como suelen estar las casas cuando te acabas de levantar y tienes hijos. Le llovieron críticas (y algún que otro insulto) por todos lados. Pues bien, veamos algunos ejemplos de la vida real. 

Puedo ordenar esta mesa trescientas mil veces al día ...



...  a los cinco minutos luce así. 



No importa cuanto empeño y tiempo invierta en hacer el mejor tren del mundo mundial ...




... siempre pasa Godzilla, arrasando con todo. 






Lo de la cocinita, me tiene frita. 



Y como estos, os podía dar mil ejemplos más. En las casas con niños pequeños, suele reinar el caos y el desorden a partes iguales. La vida no es una estampa de Pinterest. 

29.4.16

La recetina de la semana: tartaleta de panna cotta

Antes de colgar la receta, me gustaría agradecer a todos los que me apoyaron en el #retomasterchef donde participaba a través de mi cuenta de Instagram. Muchas gracias por el apoyo. ¡Sois geniales!


Tartaleta de panna cotta



Me gusta mucho este programa, sobre todo, la versión Junior. Me encanta ver cómo evolucionan los aspirantes en la cocina. Ahora bien, no entiendo que un programa termine tan tarde. Quizás ya me haya acostumbrado a los horarios alemanes ...Otro aspecto que no comparto es el tono crítico destructivo del jurado. ¿Es necesaria esa crítica que no aporta nada salvo show? Parece que el objetivo fuera machacar al concursante. 


Tartaleta de panna cotta
Ingredientes

Para la base

225 g de harina
1 pizca de sal
75 g de azúcar
1 yema de huevo
125 g de mantequilla 
8 g de azúcar avainillado

Para la panna cotta

600 g de nata para montar
1 trozo de piel de un limón
60 g de azúcar
1 vaina de vainilla
5 hojas de gelatina
fresas



Tartaleta de panna cotta


Preparación

Para hacer la base, formamos una masa mezclando todos los ingredientes. Envolvemos la masa en film transparente y la dejamos reposar una hora en la nevera.

Para la panna cotta. En un cazo ponemos 400 g de nata, la cáscara de limón  y la vaina de vainilla cortada longitudinalmente. Antes de que rompa a hervir, añadimos la gelatina. Cuando esté disuelta, retiramos del fuego.Y dejamos enfriar. Pasamos la nata por un colador.

Precalentamos el horno a 200º. 

Extendemos la masa. Forramos las formas. Horneamos entre 10-15 minutos. Dejamos enfriar. Desmoldamos con cuidado. 

tartaleta panna cotat

Cuando la nata empiece a cuajar, montamos los otros 200 g de nata. Agregamos la nata montada a la primera mezcla. E integramos. 

Vertemos la panna cotta sobre las tartaletas. 

Decoramos con fresas. 

¡Y listo! En casa, han gustado mucho. Han volado. Yo soy más de chocolate. 

Feliz fin de semana




27.4.16

Las 20 fotos del DM

Una de las cosas positivas de vivir en otro país es el aprendizaje de otra cultura y tradiciones. Lo de nunca te acostarás sin saber algo nuevo, cobra mucha relevancia cuando emigras. Cierto es que este aprendizaje es mayor durante los primeros años. Luego, se espacia. Y cuando hay cambios importantes, como tener hijos, se hace presente. 

Los niños alemanes ...


O como empezar en la guarde. Eso es otro mundo. Ahí reinan otras reglas, como la de perchero. Yo e ver algo en el perchero de mi hijo y echarme a temblar. ¿Qué será esta vez? ¿Otra invitación de cumpleaños? ¿Otra carta de la educadora? ¿Van a cambiar el catering otra vez? ¿O acaso será un nuevo libro de Fulaniten? 


El pseudoteutón ...
Soy un poco rancia. Lo sé. Me consta. Yo lo he aceptado hace tiempo.  A mi hijo le hace ilusión infinita que le inviten a cumpleaños. A mí me aterra pensar que tengamos que devolver la invitación. ¿Por qué? Porque el otro día me contaba una amiga que había tenido cumpleaños con 17 niños. ¡Diecisiete niños! Sólo de pensarlo, entro en estado de pánico. 


Lo de los dedos ...

Y ahora sustituye diecisiete invitados por veinte libros de fulaniten. Para temblar.


me hizo reír a carcajadas. No fue a caso hecho.

El Freundebuch, libro de Fulaniten o de Pepiten, es un libro de amigos. Es una idea chula, en verdad. Tus amigos, pegan su foto en un libro y escriben algo sobre si mismos para que al abandonar la guardería o el colegio, tengas un recuerdo. La idea es bonita pero cuando los niños no saben leer, escribir o pintar al final es trabajo para padres. Y claro, uno hace gracia. Dos, vale. Tres. Cuatro. ¡Pero 20 libros es el acabose!

Besines, 

M. 

25.4.16

Tres libros para regalar a madres pseudoteutonas

Lo que todas queremos por el día de la madre es un masaje o una hora feliz sin querubines y obligaciones. Aunque, a un buen libro yo tampoco le pondría pegas. 

Creo que este libro no necesita presentación pero quizás hayas llegado recientemente al mundo de la maternidad pseudoteutona y desconozcas a una Mamá española en Alemania. Fátima Casaseca, es la autora de este blog, actualmente inactivo, que fue un pelotazo hace 3 o 4 años. Es el BLOG teutón por excelencia, con mayúsculas y todas las letras. El secreto de su éxito yo diría que fue una mezcla de frescura, humor e inteligencia. Hace cuatro años, cuando Merkel y Alemania estaban todo el día en boca de los españoles, Fátima nos deleitaba con entradas hilarantes donde, con una muy alta dosis de humor, nos narraba como era su vida como madre española en Alemania. El libro es un regalo perfecto para expatriados y personas que se interesan por la cultura alemana. 







Si buscáis literatura en alemán, quizás os interese Das teuflische Mama-Buch de Jill Smokler, autora del blog Scary Mommy. Lo cierto, es que la versión en alemán es una traducción del original en inglés, pero esta muy bien lograda en un alemán fácil de leer. Me lo regalaron mis compañeras de trabajo cuando me quedé de baja por maternidad. Es desternillan. Me he reído muchísimo leyendo ese libro. Contiene una serie de confesiones dignas de enmarcar. Su precio es inferior a los 10 euros.



Ayer brilló el Sol. Después nevó. Y a media tarde quedó un día muy primaveral. Un tiempo muy de locos, y típico del abril alemán. Llevaba mucho tiempo buscando un libro de manualidades para hacer en casa con los niños los días de rayos y centellas. Así que cuando me enteré de que Lucía Baballa había sacado un libro, fue directamente a parar a mi lista de deseos. No lo he visto. No os puedo decir cómo es pero llevo mucho tiempo siguiendo el trabajo de Lucía y confío 100% en que va a ser estupendo. 


Una foto publicada por Lucia Baballa (@50manualidades) el

Lo más importante, acuérdate que en España el día de la madre es el primer domingo de mayo, mientras que en Alemania es el segundo domingo. Algún año se me olvidó llamar a la mía, abrumada por la publicidad teutona. 

Besines,

M. 

22.4.16

La recetina de la semana: Bauernfrühstück

El "Bauernfrühstück" es un plato típico del sur de Alemania. Literalmente significa "desayuno del granjero".  Que no os engañen los ojos, no se parece en nada a una tortilla de patatas, al menos en lo que a sabor se refiere. 

La versión clásica es a base de patata cocida, huevos, tocino y cebolla. Aunque lo cierto es que ahora proliferan las versiones vegetarianas.

Bauernfrühstück

No es un plato que hagamos mucho en casa. Quizás una vez al año pero cuando vamos a comer fuera lo pedimos para los niños en aquellos restaurantes que no cuentan con un menú infantil. Si tenemos la suerte de que lo incluyan en la carta, es una opción segura. 

Hoy os dejo mi versión aun a riesgo de que algún alemán me eche la bronca por echare pimiento y champiñones. 

Bauernfrühstück

Ingredientes (para 1-2 personas)

100-150 g de patata (yo uso las drillinge Kartoffeln, son una patatas pequeñas con una piel muy fina)
Media cebolla
1-2 lonchas de bacon
2-3 Champiñones
Un poco de pimiento rojo
3 huevos
Sal 
Pimienta 
Tomillo




Preparación

Lavamos y cocemos las patatas. 

En una sartén, pochamos la cebolla. Añadimos el bacon, previamente troceado, los champiñones laminados y el pimiento rojo. Rehogamos.

Cortamos las patatas en rodajas de grosor normal. 

Pasamos las patatas por la sartén. Cuando hayan cogido color, las sacamos otra vez (sólo las patatas). Salpimentamos.

BauernfrühstückBatimos los huevos y hacemos una tortilla  redonda con las verduras. Cuando le demos la vuelta la primera vez, dispondremos las patatas sobre la superficie. Volteamos la tortilla nuevamente para que se queden adheridas al huevo. 

Decoramos con tomillo.¡ Y a comer! Este plato se suele servir acompañado de pepinillos. 

¡Te deseo un buen fin de semana!

M.

20.4.16

Un paseo por Leipzig: Wildpark

El lunes empezaba la semana hablando de la niñofobia. Si tuviera que generalizar diría que Alemania es un país kinderfreundlich. Siempre he tenido la sensación de que hay muchos espacios acondicionados para niños. Claro que esto varía de una región a otra; de una ciudad a otra, pero es que Leipzig es una ciudad que parece hecha para familias. De hecho, el año pasado fue tras Dresde la ciudad donde más bebés nacieron en toda Alemania. 



Es una ciudad que atrae a mucha gente joven. ¿Sabías que la llaman la nueva Berlín? Es grande pero a la vez pequeña pues el centro es asequible a pie. Te puedes mover en bici. Y tiene una oferta cultural muy variada y de calidad. Pero lo que más me gusta es que una ciudad muy verde. 



Tiene muchos parques. Mi preferido es el Clara-Zetkin-Park que es idílico. Una vez pasas el río, tienes las sensación de pasear por un bosque. Es como estar en plena naturaleza sin salir de la ciudad.



Otro que me encanta es el Wildpark. Está algo más alejado. Se puede llegar en autobús o tranvía pero lo cierto es que es mucho más bonito ir en bicicleta porque vas por pleno bosque. 

A los niños les encanta esta excursión. Les esperan animales típicos del bosque: zorros, ciervos, corzos, el temido lobo feroz. Además venden cajas para dar de comer a los ciervos y para ellos eso es lo más. 


Tienen dos Spielplätze. Uno justo antes de llegar, que tiene una tirolina. Y otro dentro, de inspiración rusa, todo de madera y con un tobogán lo suficientemente grande para tirarnos los tres juntos.

 


La entrada es gratuita. Y como consejo: el primer sábado de cada mes tienen un espectáculo de aves rapaces a las tres de la tarde. 

Besines,

M. 


18.4.16

¿Niñofobia?

La última vez que nos subimos a un avión, nos miraron cual apestados. Todo por llevar niños. Incluso hubo una pasajera que se dedicó hacer bromas al respecto, comentando en tono jocoso que ella ya sabía que iba a haber niños mientras mostraba sus tapones para los oídos. Lo gracioso fue que los niños iban dormidos como benditos,  mientras ella le daba al pico, a un tono elevado, durante todo el vuelo. El teutón lo recuerda como el peor vuelo de su vida. Estuvieron hora y media hablando sin parar, en un tono muy elevado. Ni que decir tengo, que en pleno aterrizaje ya estaban hablando por teléfono y quitándose el cinturón de seguridad.  Sin embargo, a estos sujetos que reclinan el asiento sin preguntar; hablan como cotorras o se pasan por el forro las recomendaciones de seguridad, son siempre bienvenidos por el simple hecho de ser adultos.

También me he cansado de que me digan lo bien que se portan los niños cuando viajan en avión. Hombre, es que portarse mal, cuando van dormidos, sería de nota.

¿Os imagináis carteles que pusieran no admitimos adultos que hablen por el móvil a gritos en los restaurantes? Sin embargo, los niños molestan. 

Y sí, hay niños que molestan porque corren, juegan y gritan. Y, desde luego, un restaurante no es un lugar para jugar. Pero, luego vas al parque de mi ciudad natal y está prohibido jugar a la pelota, andar en bici o sentarse en el césped a hacer un picnic. 

En Alemania, también hay restaurantes con Kinderverbot (con entrada prohibida a niños). No muchos, pero los hay. También hay muchísimos restaurantes Kinderfreundlich. Es difícil ver a niños cenando a altas horas de la noche. Y como las comidas no son tan largas como en España, pues lo de salir a comer con niños suele funcionar bastante bien. Porque al final el problema es ese, que un niño se siente a comer es fácil, que aguante una comida de tres horas con copa, puro y café ... eso ya es otro cantar.


Besines, 

M. 




15.4.16

La recetina de la semana: Quarkbrötchen (panecillos de requesón)

¿Te gusta la soledad? A mí sí. Cuando era jovenzuela me gustaba escaparme a pasear sola por la playa. Y cuando vivía en Granada, me encantaba perderme por el Albaicín. Lo de perderme por el famoso barrio granadino puede leerse literalmente porque, a pesar de vivir 6 años allí, siempre acababa perdida por aquellas callejuelas hasta que conseguía salir de aquel laberinto. No, no soy una persona introvertida. Todo lo contrario. Sin embargo, necesito un pequeño tiempo al día donde reine la paz o donde todo transcurra despacio. Ningún placer comparable al de poner una cafetera con la radio de fondo. 

bollos requesón

Ahora eso es imposible. Tener niños es lo que tiene, que todos esos pequeños lujos gratuitos pasan a mejor vida. Incluso en el baño, en cuanto cierras los ojos en la ducha, se te cuelan y empiezan a meterte leones, cubos, focas, ballenas y regaderas. 

Bollos requesón


También me gusta la buena compañía. Soy de esas personas que prefieren estar solas a mal acompañadas. Y me siento muy afortunada porque, en Leipzig, cuento con la compañía de un nutrido grupo de amigos hispanohablantes, que me regalan tardes de confidencias y risas. Siempre me reconcilio con este país en primavera porque me siento feliz de saber que llegan las tardes de helados, picnics, barbacoas, desayunos al aire libre. 

Y seguro que en alguna de esas citas, llevaré esta receta. Me encanta porque es muy versátil. Puede consumirse a cualquier hora del día. Y es algo diferente. Por cierto, que me he inspirado en el número de abril de la revista Lust auf Genuss, revista de cocina en alemán. Me encanta la fotografía tan cuidada que tiene. 

Bollos de requesón


Ingredientes

250 g de Quark (requesón)
60 g de aceite de oliva
80 g de leche
2 huevos
1 yema de huevo
sal
700 g de harina 
24 g de levadura
12 lonchas de bacon o jamón
12 rodajas de queso tipo Brie
Tomillo


Preparación

Precalentamos el horno a 180ºC, calor arriba y abajo.

En un bol, mezclamos el requesón, el aceite, los dos huevos y la sal. Lo batimos durante unos 5 minutos.

En otro recipiente, mezclamos la harina con la levadura. Lo vertemos poco a poco sobre la mezcla de requesón.

Amasamos hasta obtener una masa lisa. 

Dividimos la masa en 12 porciones. Damos forma de bollo. Y los colocamos uno pegado al otro. 

Bollos de requesón

Batimos la yema y la diluimos junto con dos cucharadas de agua. Pintamos los bollos con esta mezcla. 

Horneamos quince minutos.

Preparamos el bacon. Lo pasamos  por la sartén. Y cortamos el queso en rodajas. 

Pasados los quince minutos, sacamos los bollos del horno. Hacemos cortes sobre los panes e introducimos una loncha de bacon, una rodaja de queso y una ramita de tomillo. 

Horneamos durante 5 minutos más. 

Están muy ricos calentitos pero fríos también están muy sabrosos. De un día para otro, ya pierden un poquito.

Feliz fin de semana. 


11.4.16

Elternzeit: ¿cuánto tiempo quedarse en casa?

La baja de maternidad en Alemania (Mutterschutz)abarca 6 semanas antes y 8 semanas después del parto. Esta baja es exclusiva para la madre. Después, los padres y madres podemos disfrutar del Elternzeit, una excedencia a la que nos podemos acoger durante un máximo de tres años. Además, el Elternzeit lleva parejo la solicitud del Elterngeld. Los padres que nos quedamos en Elternzeit tenemos derecho a recibir entre el 67-64% de nuestro sueldo neto (mínimo 300 - máximo de 1.800 euros) durante 12(14) meses. También, uno puede solicitar que esas 12 mensualidades se repartan durante más tiempo. 

A menudo, me preguntan cuánto tiempo debe uno quedarse en casa cuidando al bebé? Es una de las cuestiones que más agobian cuando se prepara todo el papeleo burocrático antes del parto. ¿Me quedo seis meses? ¿Un año? ¿Dos años? 

Hay múltiples combinaciones posibles pero lo habitual es que las madres soliciten 12 meses de excedencia y los padres 2. Esto lo he observado en el 96% de los casos que me rodean. Sin embargo, como todo lo que rodea a la maternidad, no hay una opción única estupenda. Cada cual tiene que pensar que es lo que mejor se adapta en su caso. Algunos factores a tener en cuenta:


  • Es difícil encontrar KITA o Tagesmutter para los menores de un año. En general, no quieren niños que no caminen ya que la legislación no permite tener el mismo número de niños cuando hay bebés muy pequeños. E incluso, las Tagesmutter no quieren bebés muy pequeños por el trabajo que dan. 
  • Si tienes pensado dar el pecho. Cuando una lee los malabares que hacen las madres en España para dar el pecho trabajando, una se da cuenta de la suerte que tenemos aquí.
  • La flexibilidad de tu trabajo. Creo que es obvio que no lo es mismo un autónomo que un trabajador en plantilla. 
  • La época del año. Si te tocara reincorporarte en mayo, después de haber pasado un invierno frío alemán en casa, quizás prefieras esperar a que pase el verano y poder disfrutar del aire libre.
  • El tiempo vuela. Quizás 12 meses parezca mucho tiempo pero te puedo asegurar que pasan volando. 
Es una decisión personal, que cada uno tiene que valorar para si mismo. Con el mayor, me tomé 8 meses de Elterzeit. Sin embargo, con el segundo voy a estar año y medio. Entre otras muchas razones, para que que ambos puedan ir a la misma guardería. Como veis, la decisión depende de tantos factores que incluso dentro de una familia, varía de un hijo a otro. 

Besines,

M. 






8.4.16

La recetina de la semana: mousse de queso fresco con salsa de fresas

Ayer os decía en mis cuentas de Instagram y Facebook que la receta de hoy os iba a gustar. Es de esas recetas fáciles, sencillas, ricas y que saben a primavera. 


IMG_1815



Siempre me reconcilio con Alemania en primavera¿No os encanta esta época del año? Empiezan los primeros días de Sol; a brotar las flores y llegan las primeras fresas. Todavía es un poco pronto para la temporada de fresas alemanas, que están buenísimas, así que ahora mismo lo que encontramos son fresas de Huelva. Y a mí me chifla ver productos patrios por los mercados alemanes. 



mousse queso fresco



Ingredientes

300 g de yogur natural
100 g de queso fresco de untar (tipo Philadelphia)
2 claras de huevo
75 g de azúcar
8 o 9 fresas


Mousse queso fresco



En casa, les ha gustado a mucho. Ha pasado al grupo de recetas denominadas como "para repetir". Sólo os diré que el pequeño bebé gateador iba persiguiéndome por la casa intentando comerse también mi ración.

Os deseo un buen fin de semana y que el Sol haga presencia en vuestros hogares. 

Besines,

M.



































Preparación

En un bol, batimos el yogur con la mitad del azúcar durante aproximadamente cinco minutos. 

En otro bol, montamos las claras a punto de nieve añadiendo, poco a poco, el resto del azúcar. Cuando las claras estén montadas, vamos añadiendo el resto de ingredientes (salvo las fresas) muy lentamente con movimientos envolventes. Es importante agregar los ingredientes despacio para que la clara de huevo no baje. 

Servimos en vasitos individuales y dejamos enfriar.

Para la salsa de fresas, trituramos las fresas con aproximadamente 10 - 15 g de azúcar. 





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Blogging tips